¡Nunca te exfolies si tienes acné!

Cuando tenemos piel grasa, queremos hacer de todo para combatir ese molesto brillo y esos molestos granos. Pero en el intento podemos causar más daño y ocasionar que se infecte o se irrite. Sí, te vamos a regañar porque al igual que todas, seguro estás haciendo esas cositas que piensas que van a ayudar a desaparecer tu grano o tu problema de acné. Ejemplo: exprimirte ese grano que ya sabes que te va a dejar una marca.

Hay otras acciones que debes evitar para no empeorar el problema:

  1. Pellizcarte, apretarte y exprimirte Sí, no lo vamos a negar, es difícil aguantarse las ganas de verse ese granito y no querer destruirlo. Sacarlo de vez en cuando, pero estar picándote la cara constantemente, apretando o incluso metiendo agujas para sacarlo inflama el área y encima deja una pequeña cicatriz que quedará como una mancha obscura.
  2. Gastar tu dinero en los productos milagrosos
    ¡No lo hagas! No gastes en todos los productos/infomerciales que ves en televisión. La razón es sencilla, primero tienes que saber de dónde viene tu problema y después actuar.
  3. Creer en mitos
    El acné no te sale porque te tocaste la cara. Y tampoco tiene que ver con que no te lavas la cara lo suficiente. De hecho tienes que saber qué usar y cómo lavarla.
  4. Evitar los chocolates
    Se dice que el chocolate está asociado con el acné. Hasta el momento no se ha comprobado. Tenemos conocimiento de que se encuentra una relación entre azúcar, inflamación y acné. ¿Pero chocolate? Todavía no se comprueba.
  5. Asolearte te ayuda a secar el acné
    Te ayudará a disimularlo, pero esos rayos UV te van a resecar y empeorar la situación. Además de que asolearte causa envejecimiento prematuro y cáncer de piel, te manchará y a la larga es peor pues te saldrán más granos por la grasa que suelta tu piel al estar expuesta el sol.
  6. Sudar… Entre más mejor
    Te tenemos noticias, el sudor ayuda a eliminar toxinas, pero el sudor excesivo empeorará situación.
  7. Aplicarte pasta de dientes
    La pasta de dientes tiene la habilidad de secar la piel, pero resecar tu piel no es lo que necesitas. La mayoría de las pastas de dientes nos dan esa sensación de limpieza porque tienen mentol, pero este es un irritante para la piel y por ende causa inflamación. Además el flúor que contiene también irrita la piel. Necesitas productos diseñados para el acné.
  8. Usar scrubs o exfoliantes
    Es algo que relacionamos con remover células muertas, purificar poros e incluso eliminar grasa. Pero los exfoliantes muy fuertes pueden ser letales para tu piel porque la irritan y exacerban el problema. Tampoco exfolies constantemente, cuando de acné se trata, tienes que ser extremadamente suave y delicada con tu piel. Si usas exfoliantes, busca las versiones líquidas o limpiadoras que tengan ingredientes para exfoliar, pero lo más importante ¡es que sean para tu tipo de piel! El mejor consejo: que te lo recomiende tu dermatólogo.

En Ebrerbal usamos una planta que ha sido probada dermatológicamente y ayuda mucho para las personas con piel grasa. El agua de hamamelis sobresale por su cualidad astringente, su profunda humectación y su acción cicatrizante. Sin duda el producto ideal para este tipo de piel. Más información aquí